Dueños y arrendatarios: una relación que -con Leasity- sí puede funcionar

La comunicación es la base de toda relación. Incluso si se trata de una conversación entre el propietario de un inmueble y su arrendatario, existen fórmulas para que dialogo sea fluido y ambos terminen satisfechos. ¿Cómo lograrlo? A continuación te compartimos algunos #leasitips que te ayudarán a interactuar de mejor manera con la contraparte de tu contrato de arriendo.




Dejar todo claro desde el inicio

Si eres dueño de una vivienda en alquiler, una de las formas más sencillas de evitar malentendidos y problemas con tu arrendatario es comenzar desde cero. Esto significa estipular las reglas del juego por escrito -o a través del contrato-. Así, al momento de negociar, ambas partes podrán conocer el marco regulatorio.



El contrato: tu Santo Grial

Respecto a lo anterior, será el contrato de arriendo tu principal soporte. No importa si eres el propietario o si eres el que alquilas el inmueble. En este documento deben contemplarse las condiciones que, legalmente, acuerden cumplir ambas partes. Al utilizar nuestra plataforma, tienes la opción de guardar tu contrato de arriendo y revisarlo tantas veces sea necesario.



Además de incluir los derechos y deberes de ambas partes, los contratos de arriendo suelen contener los siguientes conceptos definidos: descripción y ubicación de la propiedad (definiendo si es habitacional o comercial), monto de renta mensual a pagar, tipo de reajuste establecido, etc. Recuerda que puedes automatizar estos asuntos a través de Leasity.



Revisar el inmueble antes de alquilar

Si eres un arrendatario, esta es una tarea que debes realizar antes de firmar cualquier papel. Lo más recomendable es evaluar acuciosamente el estado físico de la propiedad antes de acordar el contrato de alquiler (y no tan solo chequear el inventario). De hecho, un buen consejo es registrar los defectos de la vivienda con fotografías en tu celular para que tengas un respaldo de aquellos detalles.





También es esencial que, tanto propietario como inquilino, comprueben el correcto funcionamiento del inmueble (que los enchufes estén ligados a fuentes de electricidad, que las llaves de agua estén conectadas a la central, etc.)



Fijar y cumplir con las fechas

Como propietario, es de tu responsabilidad acordar las fechas en las que el arrendatario realizará el pago del alquiler. Nuevamente, el éxito de esta relación se encuentra en estipular este tipo de detalles de la negociación en el contrato. Por otro lado, como inquilino debes cumplir con los pagos a tiempo. De lo contrario, se te cobrará una multa por atraso





A través de nuestra plataforma puedes sistematizar la tarea de la liquidación, el cálculo del reajuste y de las multas, para que no pierdas más tiempo y energía en trámites anacrónicos como éste.


Conversar con respeto (y con argumentos)

No hay que olvidar que las dos partes, que participan de un acuerdo de arriendo, son seres humanos. Detrás de cada llamada, chat o videoconferencia hay una persona a la cual puedes hacerle llegar tus dudas o negociar algún término del contrato. ¿Cómo hacerlo? La regla de oro es mantener una actitud de respeto y expresar tus ideas con claridad. Si es necesario, cuenta con los respaldos necesarios a mano (el correo de una transacción, las fotografías del a propiedad) en caso de que las necesites durante el diálogo.



¿Te gustó este artículo? Cuéntanos sobre qué tipo de contenido te gusta leer en nuestras redes sociales @leasity_app o escríbenos a contacto@leasity.cl